Seleccionar página
La vida es como una dura prueba llena de obstáculos y aciertos que forjan nuestro carácter y personalidad ¡No es fácil! ¡No siempre lo haremos bien!

La clave para ir superando el pasado y avanzar sin culpas está en perdonarse a uno mismo. ¡Quédate con nosotros y descubre cómo hacerlo!

¿Por qué no puedo perdonarme a mí mismo?

Una buena afirmación dice “errar es de humanos”, nadie está fuera de esta regla universal, pero lamentablemente a muchos les cuesta aceptarla.

Vivimos en un mundo lleno de directrices, patrones ya establecidos de conducta, normativas y toda clase de leyes que hacen parecer las cosas deben marchar siempre perfectas y nada fallar ¡pero no es así!

La verdad, es que la técnica del ensayo y el error en nuestras vidas forma parte del aprendizaje instintivo que nos gobierna, y entender eso nos puede ahorrar mucho dolor y es una clave fundamental para perdonarse a sí mismo.

Ahora bien, es difícil perdonar al vecino que nos agredió, el jefe que nos trata mal o a la pareja que nos fue infiel pero no es imposible y la clave para lograrlo es perdonarse a uno mismo.

Cuando nos equivocamos o alguien nos falla, lo primero que hacemos es buscar el error en nosotros y reprocharnos; mientras más herido este nuestro ego, más difícil se vuelve sanar las heridas y seguir adelante, por eso nos cuesta tanto perdonar.

¿Por qué es importante perdonarse a uno mismo?

Cuando somos capaces de perdonarnos a nosotros mismos pasan dos cosas maravillosas: primero, nos sentimos en paz al saber que en ese momento actuamos o tomamos decisiones en base a quien éramos o lo que pensábamos era correcto, y segundo, nos volvemos capaces de perdonar los errores de los demás al entender que nadie es perfecto y que esa persona también está afrontando su propio proceso de aprendizaje ante la vida y quizás, el daño que nos hizo luego le servirá para no repetirlo con nadie más.

¿Cómo perdonarse a uno mismo los errores del pasado?

El proceso de perdonarse a uno mismo dependerá de la gravedad del conflicto que estés atravesando. Hay cosas sencillas de superar y otras, que llevan más tiempo y requieren de mucha fortaleza espiritual para soltarlas.

Por ejemplo, no es lo mismo disculparnos por no haber aprovechado una buena oportunidad de trabajo y que nos despidieran, a perdonarnos por haber abandonado a un hijo en un orfanato.

Cómo verás, los atenuantes de las situaciones que involucran el perdón son importantes, pero todas son logrables. Es cuestión de racionalizar sobre lo mucho que nos afecta la carga que tenemos en nuestro corazón y luego empezar a actuar.

Consejos para perdonarse a uno mismo y llegar a quererse a uno mismo

Luego de observar cuál es ese cuestionamiento interno que siempre te haces y aun no superas, lo que sigue es una lucha interna para lograr perdonarte. Te sugerimos seguir estos consejos:

Comprende que no eres perfecto

Quererse a uno mismo tal y como eres es un paso es fundamental, a veces somos demasiado rígidos con nosotros mismos y nos juzgamos más duramente de cómo lo haríamos con alguien más.

Acepta que tienes derecho a equivocarte del mismo modo que lo tienes de triunfar y que todo lo que sucede, bueno o malo, es lo que te ha convertido en quien eres ahora.

Juzgándote no vuelves al pasado

Vivir día y noche volviendo al pasado en tu mente, martirizándote por lo que no fue o no hiciste bien, no hará que se regrese el tiempo, así que, esa acción es en vano y te aleja de la pregunta de cómo perdonarme a mí mismo.

Ya no le des más fuerza a esos pensamientos rumiantes y observa que puedes hacer en el presente para resarcir lo ocurrido o simplemente, pasa página.

Si puedes enmendar daños ¡hazlo!

Una muy buena forma de perdonarse a uno mismo es compensando lo negativo con algo bueno. Si te sientes mal porque no pudiste llegar a tiempo a la graduación de tu hija, una buena forma de remediarlo sería llevarla de paseo haciéndole saber que es una forma de demostrarle tu felicidad por sus logros pero que simplemente, no pudiste llegar a tiempo a su graduación. Esa forma de disculpa hacia ella te liberará a ti también del remordimiento.

Dile ¡ALTO! a quien te recuerda lo que hicistes

Sucede a veces, que queremos encontrar la respuesta al cómo perdonarse uno mismo perdonarnos y superar lo malo que hemos hecho,  y volver a empezar, pero alguien a nuestro alrededor nos reprocha constantemente nuestros errores.

Si es tu caso, es hora de poner un alto ¡así es! Habla educadamente con tu incansable alarma y explícale que ya es hora de dejar eso atrás, que aceptas que cometiste errores pero ¿quién no lo hace?

Dile a esa persona; ¡Me perdono a mi misma!

Procura no odiar a quien te lastimo

De la misma forma, si el ofendido fuiste tú, también necesitarás perdonarte a ti mismo por haber sido la víctima. Aunque suene extraño, cuando alguien se burla de nosotros, nos agrede o nos engaña, también nos cuesta lidiar con la sensación de sentirnos tontos o ingenuos, criticándonos por ser de ese modo y odiando a quién nos dañó.

Esta es la reacción normal del momento, pero luego, lo más saludable será entender que ser bueno no te hace tonto y que la otra persona simplemente aún necesita aprender más para ser mejor.

Otros Ejercicios para perdonarse a uno mismo y saber cómo ser tu mismo sin culpas

Lo anteriormente expuesto no es sencillo, lo sabemos, así que te dejaremos también algunos ejercicios para perdonarse a uno mismo que de seguro te serán de mucha utilidad.

  1. Escribe una carta. Un ejercicio muy bueno para iniciar el proceso de perdón interno es escribir todo lo que nos afecta en un papel sin guardarnos nada, para luego leerlo y dar una opinión de la situación como si el problema no fuera nuestro. Eso ayuda mucho a medir las dimensiones reales de las situaciones.
  2. Medita. Reflexionar sanamente sobre lo que nos ha pasado, las consecuencias positivas y negativas que han implicado nuestras acciones y poner un freno a tu sufrimiento depende de ti. Se bueno contigo y repítete frases como ¡El pasado ya no me lástima! ¡Acepto mis culpas porque forman parte de quien soy! ¡No me arrepiento de cada decisión que he tomado!
  3. Habla con un amigo. Otra excelente técnica para perdonarse a uno mismo es hablar con alguien más sobre lo que nos aqueja y estar abierto a recibir buenos consejos. Las palabras de aliento pueden entibiar en un instante un invierno eterno.

 

Otros artículos que te Pueden Interesar…

Misofobia o Rupofobia: Pánico a la suciedad

Misofobia o Rupofobia: Pánico a la suciedad

¡Cristales llenos de polvo!, ¡Basura!, ¡Mal olor!, ¡Sudor! ¿Estas expresiones te hacen temblar? Si con sólo pensarlas no puedes evitar el miedo, es momento de que conozca en qué consiste el trastorno de la misofobia. ¿Qué es la Misofobia o Germofobia? Como bien lo...

Personas sin sentimientos: ¿Existen?

Personas sin sentimientos: ¿Existen?

Quizás, alguna vez te topaste con alguien poco extrovertido, tímido, frío o incluso inexpresivo al que parecía no conmoverle nada y te llegaste a preguntar ¿será que existen personas sin sentimientos? Para responder a esta fuerte preguntar, procederemos a explicarte...

¿Cuáles son los tipos de TOC?

¿Cuáles son los tipos de TOC?

¡Empecemos así! Ropa perfectamente doblada, zapatos arreglados por tamaño, contar todos los objetos que alcanzas a ver hasta llegar a 100 y volver a empezar, rezar 5 rosarios al día... ¿Suena exagerado verdad? Son algunos ejemplos de tipos de TOC y te conviene...

Llama Ahora
Dirección